Alimentos que te están haciendo Perder Pelo y ¡Los que lo hacen Crecer!

Lo que comes influye en la salud de tu pelo. Una buena alimentación es fundamental para mantener un pelo sano.

Al igual que una mala dieta —una dieta deficiente e insana— puede causar problemas en distintos órganos de nuestro cuerpo, también puede ocasionarlos en los folículos capilares, que son algo así como «órganos a pequeña escala».

Y al revés, una buena alimentación tiene mucho que ver en una cabellera saludable.

 

Es cierto que la calvicie tiene un componente genético del que es difícil librarse, pero también la enfermedad cardíaca, y eso no nos exime de cuidar nuestro corazón dándonos a los ultraprocesados y el sedentarismo. Unos hábitos de vida saludables, que incluyan una dieta sana basada en «comida real», sin duda reducirán el riesgo de que suframos un ataque al corazón, y también de que el pelo se caiga.

 

Hablamos de alimentos que pueden provocar que pierdas cabello y de esos otros que lo mantienen en su sitio.

 

¿Quieres recuperar la salud de tu cabello?

Suscríbete a nuestra newsletter y te regalamos nuestro ebook "LA CURA DE LA CALVICIE". Clic en la imagen para saber más:

 

 

 

Alimentación y salud capilar: pH, insulina y alergias

 

Para seleccionar los (malos) alimentos que a continuación vamos a mostrarte, hemos considerado tres cuestiones importantes.

 

  • La primera es el pH. Nuestro organismo funciona de manera óptima a niveles de pH de en torno a 7,4. Por debajo de 7 tenemos un pH ácido, y con la acidez empiezan los problemas: alteración del balance o equilibrio de minerales y nutrientes, y desequilibrios hormonales.

 

Como ya hemos visto en alguna ocasión en el blog y el canal de SIIL, nuestro cuerpo produce la hormona dihidrotestosterona (abreviada DHT) a partir de la testosterona.

Lo hace a través de la enzima 5α-reductasa, de la que hay dos versiones: tipo 1 y tipo 2. Esta última está implicada según los científicos en la alopecia androgénica (AGA) o calvicie común, al inducir la miniaturización de los folículos. Pues bien, existe evidencia de que el ambiente propicio para la 5α-reductasa 2 es el ácido.

 

Por desgracia, la dieta occidental estándar es altamente ácida.

 

  • Una segunda cuestión es la resistencia a la insulina (en adelante RI). La insulina es, a grandes rasgos, una hormona que el páncreas libera para mantener bajo control el nivel de glucosa —azúcar— en la sangre. Cuando se desarrolla RI, los niveles de azúcar en sangre se mantienen elevados de forma crónica o persistente.

 

Esta condición puede provocar obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o síndrome de ovario poliquístico (SOP). Y también existe evidencia que relaciona la RI con la alopecia.

 

Los niveles crónicamente altos de azúcar plasmática dañan asimismo los vasos sanguíneos, y nuestros folículos pilosos dependen de un suministro suficiente de sangre para recibir los nutrientes que necesitan. Además, hay insulina en los folículos, y es posible que esta participe en regular el metabolismo de los andrógenos, incluida la DHT.

 

  • La tercera y última cuestión tiene que ver con las reacciones alérgicas, en este caso Cuando pensamos en una reacción alérgica, se nos suelen venir a la mente erupciones, hinchazón y dificultad para respirar. Eso es una reacción anafiláctica.

 

Pero también hay reacciones alérgicas crónicas o retardadas. En estas, los síntomas no son tan inmediatos y evidentes, y por lo tanto son más difíciles de detectar.

 

Una reacción alérgica retardada tiene síntomas leves, aparece en el transcurso de 1 a 3 días y puede conducir a una inflamación crónica —en el cabello en concreto, a la inflamación crónica del cuero cabelludo le siguen miniaturización y caída— si no eliminamos el agente causante. Agente que podría ser uno de los siguientes alimentos.

 

Ahora sí, ¡vamos al grano!

 

Alimentos malos para tu cabello

 

Alimentos que hacen que pierdas cabello… ¡y salud! ;-(

 

Estos son alimentos comunes y ampliamente disponibles que podrían estar comprometiendo tus preciados folículos y que, por tanto, deberías eliminar de tu dieta. O, al menos, reducir su consumo.

 

El alcohol


     

    El alcohol es, junto con el tabaco, una de las principales causas de enfermedad en el mundo occidental. Su consumo excesivo se relaciona con la RI y el síndrome metabólico. Así, la alta ingesta de bebidas alcohólicas incrementa el riesgo de cardiopatía, enfermedad del hígado o cáncer, entre otros trastornos (referencia).

     

    Y claro, como era de esperar, tampoco favorece la salud del cabello: el alcohol contribuye a la aparición prematura o temprana de la AGA.

     

    Como otras «drogas», sus efectos perjudiciales dependerán de la dosis. Por lo que incluso una reducción moderada de su consumo puede beneficiar significativamente a tu cuerpo y tu pelo.

     

    Los (ultra)procesados


       

      Las bebidas gaseosas o carbonatadas y azucaradas se hallan entre los productos de consumo —no se pueden considerar alimentos— que generan más ácido. Además, tienen un alto índice glucémico (IG).

       

      También tiene IG elevados, o una alta carga glucémica, la llamada comida «basura» rica en carbohidratos altamente procesados y los cereales azucarados, pues de ellos se ha eliminado la fibra natural que haría que los digiriésemos y absorbiésemos más lentamente. Sin esta fibra, el azúcar va derechita al torrente sanguíneo provocando un «pico» en el nivel de glucosa en sangre.

       

      Con una dieta continuada de este tipo de productos, como la occidental, al organismo le cuesta cada vez más hacer frente al aluvión de azúcar y acaba desarrollando RI.

       

      Las comidas ultraprocesadas son una fuente de calorías muertas, desprovista de los nutrientes que nuestro cuerpo y los folículos necesitan para prosperar.

       

      *El IG mide cuánto hace que el alimento en cuestión aumente los niveles de glucosa en la sangre tras ser digerido.

       

      Los lácteos


         

        La alergia a los productos lácteos es una de las alergias alimentarias más comunes, pudiendo desencadenar reacciones alérgicas retardadas.

         

        Esto es así porque el proceso de pasteurización al que se someten la inmensa mayoría de los lácteos que encontramos en el mercado inactiva las enzimas naturales de la leche, que son las que nos permiten digerirla en primer lugar.

         

        Igualmente, trata de descubrir qué otros alimentos pueden estar causándote problemas y desencadenando reacciones alérgicas crónicas para, así, evitarlos y tratar el problema desde su origen.

         

        ¿Cómo?

         

        Con una dieta de eliminación.

         

        Elimina temporalmente, uno por uno, los alimentos sospechosos de tu dieta. Son alérgenos habituales el gluten, las nueces o la soja. Cuando vuelvas a introducirlos, los «culpables» quedarán al descubierto. Lo ideal sería desarrollar un plan para determinar a qué alimentos eres sensible con ayuda de un alergólogo.

         

        En suma, come menos de esto y más de este otro.

         

        Alimentos buenos para tu cabello

         

        Alimentos Buenos para tu Pelo ;-)

         

        Evita todos aquellos alimentos que podrían estar contribuyendo a que pierdas pelo y reemplázalos por estos otros, que ayudan al buen funcionamiento de nuestro cuerpo y favorecen un cabello saludable:

         

        Alimentos ricos en hierro


           

          La deficiencia de este mineral está en muchas ocasiones detrás de la alopecia difusa. Lo que es especialmente habitual en la mujer: alrededor de 2/3 de las mujeres con caída de cabello difusa tienen deficiencia de hierro (estudio).

           

          Son ricos en hierro los alimentos de origen animal como la carne roja, ternera, pollo o pavo; mariscos como almejas, mejillones, ostras, y el pescado.

           

          ¿Otros nutrientes a tener en cuenta?

           

          Prioriza una dieta rica en ácidos grasos omega-3, biotina y vitaminas A, B5 y B12, D o E.

           

          Vegetales frescos


             

            Las verduras, frutas frescas o semillas son alimentos alcalinizantes, es decir, elevan nuestro pH. Y los beneficios de una dieta alcalina se extienden al cabello: un ambiente alcalino podría inhibir la acción de la mencionada enzima tipo 2, y con menos DHT en el organismo, menos riesgo de miniaturización del folículo y calvicie.

             

            Estos alimentos naturales, de origen vegetal y sin procesar tienen, además, IG bajos.

             

            También puedes tomarlos en forma de zumos y batidos. Estos son un excelente modo de «alcalinizar tu cuerpo» y a la vez proporcionarle los micronutrientes necesarios para mantener los folículos saludables. Así pues, en lugar de insanos refrescos azucarados, mantente hidratado/a con jugos y mezclas de vegetales, hierbas y especias.

             

            Recuerda: cuanto más intenso es el color, más rico en micros es el alimento.

             

            Los probióticos


               

              La fibra natural de los anteriores vegetales frescos sirve de alimento a nuestras bacterias intestinales. Y mantener esta microbiota del intestino en buen estado es fundamental para nuestra salud capilar y global.

               

              Los probióticos (bacterias vivas «buenas») son una de las fuentes de alimentación más beneficiosas para incluir en cualquier dieta (revisión). E investigaciones recientes en animales están dilucidando los beneficios concretos de los probióticos, como Lactobacillus, para la piel y el cabello.

               

              Puedes obtenerlos del yogur, el queso crudo o el kéfir. Si prefieres evitar los lácteos, de la kombucha, el chucrut casero y los encurtidos, o bien tomarlos directamente en forma de suplementos.

               

               

              La alimentación es un factor clave para una buena salud capilar y, claro está, para una buena salud general. Revisar y corregir una mala dieta puede marcar la diferencia en la salud del cuero cabelludo y el cabello. Si bien, aunque bastante importante, la dieta es solo una parte de la ecuación. También pueden estar haciendo que pierdas pelo otros factores de tu estilo de vida como la falta de actividad física, el estrés y/o el uso de químicos.

               

              Somos lo que comemos, y lo que hacemos (hábitos) ;).

               

              Por Elisabeth Lahoz

               

               

              Quizá te interesen también estos otros artículos del blog:

               

              La dieta definitiva para poner fin a la calvicie.

               

              Para tener pelo, vuélvete como un cavernícola: musculoso y carnívoro

               ++++++++++++++++++++++++++++++++

               

              Si quieres recibir información de calidad para mejorar la salud de tu cabello, el mejor lugar es la newsletter de SIIL. Además, te enviamos la guía en PDF "La cura de la calvicie" que te dará un montón de información y consejos para mejorar la salud de tu cabello. 

               

              .

              Dejar un comentario

              Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados