Neogénesis folicular de novo y cómo el dermaroller hará que te aparezca pelo nuevo

Vamos a sumarizar por qué perdíamos el pelo. ¿Qué sucedía en el punto de partida en las zonas con menor densidad o incluso en las zonas ya sin pelo? (ver artículo de mecanismos de la calvicie).

Debido a la inflamación crónica sostenida, la DTH más la proteína TGF-β1 generaban calcificación en los vasos que nutren al tejido bajo los folículos y fibrosis alrededor del bulbo piloso (la raíz del pelo). Esto conducía al afinamiento y posteriormente a la pérdida de cabello.

El ciclo de crecimiento del cabello se veía interrumpido debido a que cabellos sin fuerza y desnutridos no eran capaces de atravesar ni hacerse gruesos en la nueva capa de tejido cicatrizal (fibras de colágeno) que se había formado en el cuero cabelludo.

El resultado son calvas brillantes. En realidad una gran cicatriz, y ya sabemos que en las cicatrices no crece el cabello.

 

 

Pero como ya sabemos en Siil, recuperar el pelo perdido es posible (ver este artículo sobre el masaje), siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Lo primero que hay que hacer es destruir esas cicatrices, esos agregados de colágeno. Asimismo es necesario fomentar la llegada de sangre al tejido en recuperación así como acabar con las calcificaciones en los terminales venosos.

Las micropunciones, una técnica para reducir cicatrices y estimular la producción de colágeno

En 1905, un dermatólogo Alemán, Erns Kromayer, experimentó con unas fresas (limas) dentales montadas en un aparato motorizado para tratar cicatrices, marcas de nacimiento e hiperpigmentación.

Su legado fue rescatado por Abner Kurtin, otro dermatólogo, esta vez newyorkino. Modificó la técnica usando cepillos de alambre en vez de limas. Alexis Carrell, un científico francés emigrado a Nueva York -ya convertido en una especie de hub de la dermatología- prosiguió sus trabajos.

Ya en 1995 dos protegidos de Carrell’s describieron una nueva técnica para el tratamiento de cicatrices usando agujas hipodérmicas (significa capaces de atravesar la piel).

Un poco más tarde, André Camirand y Jocelyne Doucet trabajaban en camuflar tatuajes y observaron la reducción de las cicatrices cuando eran coloreadas con la aguja de tatuaje. 

En la misma época un cirujano plástico sud africano presentó una publicación sobre las micropunciones en el labio superior. El Dr. Des Fernandes también había experimentado hasta desarrollar su propio rodillo de agujas para inducir la producción de colágeno. Este es el origen del dermaroller.

 

El dermaroller, un aparato de dermatología estética usado para acabar con el acné

Dermaroller es el nombre que recibe un rodillo montado con centenares de agujas de acero quirúrgico de diferentes longitudes.

Este rodillo está montado a un mango mediante el que se puede hacer pasar, aplicando cierta presión, por determinadas zonas a tratar. Especialmente se usa para cicatrices faciales, siendo lo más común para tratar el acné.

En el siguiente vídeo te explico por qué funciona:

 

Estas agujas son de diferentes longitudes, de 0,2 a 3 mm, con intervalos diversos.

Según la longitud del mismo, las agujas pueden atravesar las diferentes capas de la piel. Hasta 1mm consigues llegar a la epidermis. Entre 1 y 2 mm llegas a epidermis y con agujas mayores ya puedes llegar al tejido subcutáneo.

Así, dependiendo de la zona y el tipo de cicatriz o lesión a tratar, se emplea uno u otro.

Este es el dermarroller que uso yo

Dermarroller para recuperar cabello

El dermaroller para acabar con la calvicie

Hace algo más de una década la Universidad de Pensilvania arrancó un proyecto para dilucidar cómo generar daño tisular (heridas) era un proceso que permitía generar de novo (regenerar o hacer aparecer allí dónde no había) nuevos folículos pilosos. Esta es la primera publicación que realizaron al respecto.

Usando el dermaroller (para el cuero cabelludo con agujas de 1,5 mm) consigues atravesar la piel y dañar las estructuras fibrosas que impiden que el cabello débil crezca. Al crearse heridas:

  1. Se promueve la circulación, ya que movilizar sangre y nutrientes para recuperar las heridas
  2. Se traslocan células, con lo que nuevas células foliculares pueden llegar a zonas donde ya no había cabello.

Usarlo es sencillo, un par de veces a la semana (algunos autores sugieren intervalos de uso mayores) lo pasas por tu cabeza en todas direcciones durante unos 5 minutos.

 

Hay que cubrir todo el cuero cabelludo, no sólo las zonas sin pelo o con pelo débil. Se hace ejerciendo presión pero sin apretar.

 

La primera vez es una sensación un poco desagradable, incluso dolorosa. Pero casi todo el mundo se acostumbra y puede ser hasta relajante mientras lo usas.

Tras el uso, la zona está sensibilizada y puede picar ligeramente pero en 24 horas ha desaparecido cualquier molestia. Recuperando las imperceptibles heridas que vas a causar conseguirás reemplazar piel vieja con piel nueva.

En caso cualquier loción capilar (como nuestro agua esencial), es interesante hacerlo al mismo tiempo, ya que el flujo sanguíneo aumentado que provoca y los canales abiertos (las heridas) harán que los productos puedan penetrar y ejercer su función en el interior de la piel.

Como conclusión, el uso consistente del dermaroller y los masajes capilares. Son las dos herramientas más baratas y efectivas que puedes usar para recuperar cabello aunque requieren bastante compromiso por tu parte, especialmente en el caso de los masajes.

Si unes esto a tu tratamiento habitual, que debería ser el pack Siil triple acción, el éxito está asegurado. 


Albert Hurtado

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados