Champús para la Caída del Cabello ¿Son todos iguales? ¿Por qué SIIL es diferente?

En el segundo post de nuestro recién estrenado blog continuamos hablando del champú anticaída. (Ver el post anterior sobre el champú SIIL aquí). Y es que suele ser el primer producto al que recurrimos en busca de ayuda cuando la «claridad» asoma por ahí arriba, el más utilizado en buena parte por su facilidad de uso.

En este nuevo artículo te contamos en qué aspectos funcionan los champús comerciales para la caída del cabello y en cuáles no, sus ingredientes activos más habituales y cómo actúan. Por último, trataremos de argumentar sin muchos rodeos por qué Siil es distinto a los demás.

Champús anticaída: ¿cómo y en qué aspectos funcionan?

Los productos comerciales para tratar la caída o pérdida del cabello, incluidos los champús anticaída, de los que os hablamos aquí, suelen reunir uno o varios ingredientes activos que buscan otorgar alguno de los siguientes efectos:

  • Limpieza y desinfección.
  • Aporte de nutrientes.
  • Restauración de la capa lipídica del cabello y el folículo.
  • Bloqueo de la DHT (hormona dihidrotestosterona).
  • Estimulación del crecimiento de cabello.

Es decir, tratan de «romper la cadena» de la caída del pelo actuando sobre alguna de las causas más habituales de dicha caída. A excepción de los vasos sanguíneos y la mejora de la circulación; hasta donde nosotros sabemos, no existe en el mercado ningún producto que incluya ingredientes que actúen en esta área.

Los champús para la caída del cabello, por regla general, ayudan a mantener el pelo y el cuero cabelludo limpios y a restaurar la capa protectora grasa. Hasta ahí bien, pero es que hacen poco más. Aunque contengan nutrientes o bloqueadores de la hormona DHT, al permanecer en la cabeza poco tiempo y posteriormente llevarse a cabo un aclarado intenso, se pierde el efecto.

Veamos ahora cuáles son esos ingredientes.

¿Qué contienen los champús anticaída? Ingredientes

Los ingredientes activos más empleados en los champús comerciales para tratar la caída del cabello son:

La biotina. También conocida como vitamina H, vitamina B7 o vitamina B8, comúnmente utilizada en champús anticaída por ser un producto natural que parece contrarrestar el problema. Aunque el beneficio no está claro cuando en la persona no hay deficiencia de esta vitamina. Su uso en champú tiene, además, una «ligera pega»: la biotina no se absorbe a través de la piel.

Ciertos minerales. Son asiduos, junto con la biotina, el zinc o el selenio como combinación de micronutrientes para estimular el crecimiento del cabello. Y es que efectivamente el problema de pérdida de pelo puede estar propiciado por una deficiencia en ellos, pero, de nuevo, si en la persona no existe tal deficiencia el efecto beneficioso no está del todo claro.

El Saw palmetto. O Sabal palmetto, la palma de abanico. En la alopecia se da una relación causal entre la dihidrotestosterona y la pérdida de cabello, al producirse una conversión enzimática de testosterona a esta hormona, la DHT. Pues bien, el Saw palmetto ha demostrado actuar como inhibidor de la 5-alfa-reductasa, la enzima que convierte la testosterona en DHT (estudio, estudio).

¿Por qué el champú Siil es diferente?

Todos los productos comerciales para la caída del cabello funcionan en mayor o menor medida, a saber:

Los champús anticaída ayudan, si los usas bien [enlace post anterior], claro; con la loción de aplicación tópica, al dejarla actuar más tiempo, nos aseguramos de que sus principios activos penetran hasta las raíces y sus aceites se impregnan bien en el cabello, y los suplementos nutricionales, bueno, más que «suplir» deben «complementar» una dieta con suficientes nutrientes.

Entonces me vale cualquiera de ellos, ¿no?

No tan rápido.

Estudia la composición del producto, comprueba que no contiene ingredientes tóxicos y sí principios activos variados e indicados para las diferentes áreas relacionadas con el cuidado capilar, recordemos: limpieza y desinfección, nutrición del cabello y el folículo, DHT, restauración de la capa lipídica protectora y estimulación del crecimiento de nuevo pelo.

Cada uno de los productos mencionados actúa en una o, como mucho, un par de estas áreas. Siil actúa en todas, también en la mejora del riego sanguíneo y la circulación. Por eso está concebido como un pack, tres productos que han de usarse conjuntamente en un tratamiento para «atacar» todas las áreas del cuidado capilar: (1) champú densificador, (2) agua esencial capilar y (3) cápsulas de nutrientes activos.

Lo hace mediante ingredientes activos como estos, que se repiten en las tres formulaciones para reforzar sus propiedades:

  • Aceites esenciales de menta, romero y cedro, que ejercen función antibiótica-desinfectante —por lo tanto, anticaspa— y aromaterapéutica.
  • Ortiga verde, un bloqueador de la hormona DHT.
  • Capsaicina, un estimulador del crecimiento capilar vía IGF-1 (factor de crecimiento insulínico tipo 1).
  • Ginkgo biloba, que mejora la circulación.

En definitiva, el Pack de cuidado capilar y del cuero cabelludo Siil es diferente a todo cuanto hay en el mercado. No solo porque son productos 100 % naturales y basados en los últimos hallazgos científicos, sino porque al actuar de forma holística atacan el problema desde todos los ángulos y promueven efectos reales, visibles.

Nosotros no te «tomamos el pelo». Compruébalo tú mismo.

 

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados